viernes, 9 de diciembre de 2011

Yo me acuerdo de esa escena de... Amor a quemarropa (Tony Scott, 1993)

Dedicado a Kika Quintana

[Escribo desde un ordenador extranjero, por lo que no habra tildes en lo que voy a escribir. Me veo obligado a anunciarlo aun sabiendo que mucha gente no se daria cuenta; soy de la LOGSE y se de lo que hablo.]

  Uno de los pocos casos en que para hablar de un film se refiere uno a su guionista y no a su director, Amor a quemarropa tiene uno de los mejores dialogos de la historia del cine, disfrazado de monologo de Dennis Hopper acerca la historia de Sicilia y los sicilianos y que no es sino el insulto final de un hombre que sabe que va a morir pero se asegura de que su asesino, mafioso profesional y siciliano, no se olvide de su cara, y no ser asi un muerto mas en la lista del mafioso, ganandose la admiracion y el respeto del tipo, en una especie de rara concepcion del honor entre caballeros tan del estilo de Tarantino, cuya impronta se aprecia tambien en lo aparentemente trivial del dialogo y en la naturalidad de sus actores, que estan disfrutando a lo grande de sus lineas. Una leccion de interpretacion de Chritopher Walken y Dennis Hopper.


P.S.: como curiosidad, indicar el extraordinario parecido de la conocida musica de este film, compuesta por Hans Zimmer y de Malas Tierras de Terence Malick, dirigido en los setenta. En la red se puede encontrar una buena comparativa (y no solo de musica) entre ambas cintas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada